< < volver al inicio

El negocio original nace en 1924, regentado por una familia que contaba con una red de bodegas donostiarras (que eran principalmente expendurías de vino) por toda la ciudad. Poco a poco esta familia fue alquilando los locales y se convirtieron en bares informales de pinchos y “chiquiteo” en barrios como la Parte Vieja, Amara viejo, Sagüés, Antiguo, Gros, y Loiola.

Carteles-antiguos-Bodega

El local de Gros fue regentado por Miguel y Pili en la etapa anterior a la actual. Era un bar muy apreciado por vecinos y trabajadores, cuando en el barrio había sobretodo talleres, que más adelante irían cerrando para trasladarse progresivamente a polígocnos industriales en las afueras.

Al edificar los cubos de Moneo como centro de congresos y conciertos, el negocio extiendió su nombre más allá del barrio de Gros y entre el 2002-2007 llegó a ser un local muy concurrido y querido por todos los donostiarras.

1 de MAYO de 2009: EL COMIENZO DE UNA NUEVA ERA

Tras un año cerrado se hace con el negocio Miguel Montorio con el apoyo de Miguel y Pili que enseñan al nuevo equipo de cocina cómo elaborar la carta fielmente.

IMG_3117

La oferta se vuelve más amplia, cuidando el producto que se sigue elaborando de manera sencilla y tradicional de forma generosa. Se comparten mesas y raciones que provocan el “encuentro”, y vuelve a hacer de la bodeguilla el lugar.

La apuesta por mantener el patrimonio hostelero de los antiguos regentes, con la suerte de que ellos compartieran sus secretos y buen hacer, han sido el principal acierto del negocio, Contamos con un horno Josper, que permite elaborar producto a la brasa, una de las formas más nobles de tratar un buen producto.